0
Browsing Category

EDUCACION SANA

DISFRUTAR LA VIDA EDUCACION SANA Estudio del Alma Felicidad Motivación

Honrando el pasado

Siempre he pensado que vivir la vida es un maravilloso arte, un desafío y un gran reto, donde solo disfrutan las personas resilientes, las que deciden construir de forma positiva con todo lo que suceden a su alrededor. Hace tiempo escuché que no podemos cambiar lo que ocurre y sí podemos elegir lo que hacemos con ello, no podemos cambiar a las personas y sí podemos elegir como reaccionamos ante los comportamientos del resto. Elegir vivir sin ego es de los entrenamientos más sabios y a la vez más retadores que nos podemos encontrar en nuestras vidas humanas. El ego nos planta cara y a veces acaba con relaciones, momentos maravillosos e incluso con el amor.

Hace años decidí emprender un viaje, el compromiso de ser mejor persona, mejor espíritu y mejor luz para el resto de los seres. Cual samurái en su batalla con el enemigo, cada día aprendí, poco a poco, a plantarle cara al ego. A veces he caído, me ha derrotado y me ha devastado y muchas otras veces le he vencido, le he mirado firme y determinada a la cara eligiendo ser yo quien llevara las riendas de mis momentos. Esas pequeñas, grandes batallas han sido de los manjares más sabrosos de mi vida. No tiene descripción cuando logras callar al ego, ponerle en su sitio y decides una y otra vez mirar al resto de personas con compasión, con amor y con perdón. Todos los humanos estamos aprendiendo, venimos a este planeta a sacar lo mejor según nos lanzan, en ocasiones, lo peor, y es ahí donde reside el regalo de la vida, enfrentarnos a los muros más altos con nuestras mejores habilidades. Es como cuando quieres saltar desde lo alto de un risco, debajo hay agua y tu mente sabe que no pasa nada y sin embargo esa altura te puede frenar y paralizar, y una pequeña vocecita en tu interior te provoca miedo, prudencia y te quiere retirar del salto. El instante de tomar la decisión de saltar y hacerlo es grandioso, es entonces cuando te das cuenta de que lo puedes repetir una y mil veces más y que solo tú vas a decidir a partir de ahí cuando y como hacer las cosas. Hay un anclaje neuronal que se crea en el silencio interior donde puedes volver siempre que lo necesites.

Cinco años pueden ser mucho en la vida de una persona. Cinco años compartiendo y conviviendo crean vínculos y experiencias que permanecen en la retina, en el consciente y en el subconsciente de la mente.

Hacía más de treinta años que no veía a la gran mayoría de compañeras de colegio, con las que compartí cinco años de mi vida cuando era una niña. Recientemente he tenido la ocasión de volverme a cruzar con algunas de ellas y compartir un puñado de lindas horas en las que tuve el grato regalo de honrar nuestro pasado y en ese regalo había otro que lo acompañaba, la falta de ego, solo había un grupo de mujeres deseosas de compartir, de reencontrarse y de saber que al resto le había ido la vida bien. Experimentar un grupo de seres humanos que se encuentran sin ego, sin juicios ni críticas es un rico manjar.

Como Ser Espiritual y no morir en el intento, https://www.youtube.com/watch?v=y8ZG2_Y3_WI&t=31s

En ocasiones queremos huir y alejarnos de lo cotidiano, de la rutina, incluso de nuestro pasado, sin embargo, honrar los años vividos y a las personas con las que lo hicimos es un acto de sanación para el alma. Ejemplo de ello es la película de Coco, altamente recomendable, donde conciliar el pasado con el presente devuelve la armonía a una familia. Honremos siempre nuestro pasado, busquemos el punto donde todo se encuentra y todo fluye, donde somos más grandes que los retos que tenemos delante y donde dar el salto al vacío es lo más fácil y gratificante del mundo. Elige siempre ser más grande, elige ser http://www.blancaholanda.com/balanced-woman/. Gracias a todas las personas con las que nos hemos cruzado en la vida podemos ser quien somos hoy, si quitáramos tan solo a una persona, quizás el resultado sería diferente, cada persona trae una lección y un escalón en el viaje de la evolución de nuestra alma. Por ello, doy las GRACIAS a todas esas personas que un día pasaron por mi vida y bendigo a todas las que aún están.

DISFRUTAR LA VIDA EDUCACION SANA Estudio del Alma Sin categoría

Cómo liberar a nuestra Alma

Alguna vez te has preguntado qué necesita tu alma. Alguna vez has querido irte de ti, escaparte y salir de tu cuerpo. A mí SÍ me ha pasado y en más de una ocasión.

 

Nuestra Alma es algo vivo y con consciencia que nos está hablando constantemente si sabemos escucharla. ¿Cuántas veces has vivido situaciones que te han hecho sentir horriblemente mal y te hubiera gustado salir de ti?, ¿cuántas veces has querido perderte de vista? Vaya gilipollez, ¿cómo te vas a perder de vista si vives en ti?  Cuando alguien no nos cae bien lo que hacemos es irnos, dejar a esa persona de lado, aunque sea por unas horas. ¿Qué hacemos cuando no nos caemos bien?, ¿qué hacemos cuando la energía que sentimos a nuestro alrededor es insoportable?

 

Poco a poco se me ha ido revelando un gran secreto. Abandonarse es posible, irse de una misma es posible. ¿Cómo? Entrando en un espacio de no tiempo, no lugar, no yo, en un espacio de me permito ser otra y en un espacio de a la mierda todo y todo el mundo.

 

Recientemente viví una situación que me puso en jaque, sí, me puso en jaque. Imagínate, alguien que se dedica a que los demás sean felices y estar y jaque y además no encontrar la salida. ¡Menuda faena!, por no decir algo más fuerte.

 

Descubrí nuevamente el poder de la AMISTAD, del Amor de las personas que te VEN, que saben quién eres. Cada vez tengo más claro que siempre llegamos a los lugares por alguna razón, que a veces es una auténtica p…llegar a algunos puertos, y si sabemos ABRIR LOS OJOS, obtenemos grandes regalos.

 

Descubrí que si queremos perdernos de vista solo hace falta tener el valor de adentrarnos en un mundo desconocido en el que nos PERMITIMOS y nos dejamos fluir por nuestros sentimientos. La naturaleza es la GRAN SABIA en toda esta historia, DIGNA de transformar cualquier tipo de energía.

 

Descubrí que el AMOR por nosotras mismas es PODEROSO y nos lleva a un estado de vibración infinita.

 

Descubrí que quitarse creencias limitantes libera a nuestra ALMA de su oscuridad y que su oscuridad puede traer grandes lecciones.

 

Descubrí que el PODER de las mujeres diosas es milagroso y que los hombres AMIGOS son grandes bálsamos.

 

Descubrí que nada ni nadie tiene poder sobre mí y descubrí que mandar a la mierda a algunas personas es sabio y liberador.

 

Descubrí que ser tan educada no era bueno y que decir las cosas por su nombre, de nuevo, era liberador.

 

Viva la liberación de nuestras almas, viva decir la verdad, viva ser Yo, viva la VIDA y la madre que me parió y a la mierda todos los gilipoll@s que se levantan cada mañana amargad@s, con cara seria y pensando en codo complicarles la vida a los demás, que les den y bien dados!!!.

 

CADA DIA ME ENCANTA MÁS SER FELIZ Y QUE SE MUERAN DE ENVIDIA LOS AMARGAD@S.

 

OLE!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

DISFRUTAR LA VIDA EDUCACION SANA Estudio del Alma Felicidad Motivación Técnicas de Motivación

EL PODER DE ESTABLECER LÍMITES: Una Vida llena de Alegría

Vivimos en una sociedad donde cada día hay más libertad y a la vez, paradójicamente, más esclavitud. Nos educan para que seamos obedientes, no demos problemas y no generemos conflictos.

Me ha costado cuarenta y cuatro años entender qué son los límites, porqué son tan importantes y el tremendo poder que tienen. Habitualmente hay un patrón social de ser correctos y no incomodar a los demás, lo cual poco a poco anula quien somos en realidad. Cuando somos pequeños decimos exactamente lo que pensamos y nos negamos a hacer algo que no nos apetece, lloramos cuando necesitamos algo para que nos escuchen y pedimos a gritos no hacer lo que no nos apetece. Según nos vamos haciendo mayores aprendemos esas aparentes formas correctas que van coartando la inmensidad que llevamos dentro, provocando que nos sintamos como en una caja pequeña donde no podemos extender la magnitud de lo que somos porque no hay sitio.

Un día me pregunté, ¿quién soy yo si me permito decir lo que pienso y siento pase lo que pase?, ¿en quién me convierto cuando me permito ser todo lo grande que llevo dentro?. Curiosamente fui descubriendo que cuanto más permiso me doy para ser yo misma, más permiso les doy a los demás para ser ellos mismos, más luz arrojo al resto de seres humanos y más expando mis límites.

¿Qué es un límite?, ¿cómo sabemos que no nos estamos saboteando y sí estableciendo a la otra persona la frontera de nuestro deseo?. Para mí la diferencia entre limitarse y establecer un límite se detecta cuando te preguntas, ¿esto me hace feliz?, ¿es algo que me incomoda porque me hace crecer como persona y salir de mi zona de confort o es algo que niega mi identidad y esencia como persona?. Ante cualquier situación que surge en la que sentimos que algo no está bien, lo que sinceramente creo que aporta claridad es descubrir si es algo que nos eleva la vibración o por el contrario nos la baja y apaga nuestra luz. Es muy importante dejar libre a nuestra curiosidad en esos momentos e investigar que hay detrás de ello. Es muy fácil equivocarse y dejarse llevar por las palabras de la persona o personas que tenemos en frente y que nos hagan creer que lo que proclamamos no es correcto. Requiere de mucho autoconocimiento y determinación ante lo que establecemos como nuestros límites.

Si por ejemplo estoy delante de una persona que le gusta hacer constantes bromas machistas y comentarios jocosos sobre las mujeres seguramente la primera vez me pueda sonreír y encontrarle en punto simpático, pero si por el contrario esa persona continúa haciendo constantemente bromas de ese tipo, lo que me ocurrirá es que mi energía empezará a disminuir, mi nivel de atención sobre lo que me dice esa persona desaparecerá hasta el punto que quizás ni siquiera me apetezca estar con ella. Además se generará un espacio tóxico y si yo no lo evidencio y le digo a esa persona “este es mi límite y no estoy dispuesta a escuchar ese tipo de comentarios”, entonces estaré permitiendo que alguien transgreda mis límites y no permitiré que mi verdadera esencia se manifieste.

Hay muchas situaciones en la vida diaria donde no se establecen límites, el trabajo es un lugar muy frecuente. Nos callamos por tener la fiesta en paz, toleramos comportamientos abusivos de los demás por no hacer salir nuestra voz y decir “este es mi límite”.

El mundo de las relaciones es otro espacio donde habitualmente no hacemos saber nuestros límites y consentimos situaciones ridículas e incluso dolorosas por no establecer nuestros límites. A veces el límite está en la forma en la que permitimos que alguien se comporte y se dirija a nosotros o en no pedir lo que necesitamos de forma clara y concisa.

Cuando empecé a ejercitar establecer mis límites me resultó algo incómodo porque siempre he tenido un patrón de querer complacer a los demás y que se sintieran bien a mi lado, ¿a qué precio para mi?. Resultó que afortunadamente me di cuenta de que no merecía la pena la compañía de algunas personas si estaban trasgrediendo mis limites de valores e integridad. Y descubrí, felizmente, que el poder de establecer límites es mágico e infinito. Cuanto más declaro mis límites, que no mis limitaciones, más libre me siento y más libres dejo que sean los demás.

Algo que me ayudó para empezar a entrenarlo fue preguntarme constante, ¿qué cosas hacen que mi vibración esté más elevada?, ¿qué me hace más feliz?. Me empecé enfocando en lo que quería y en lo que me expandía mi ser y así fui averiguando qué era lo que ya no quería y lo que no estaba dispuesta a permitir.

Aprender a establecer límites es un principio elemental para ser Feliz. Dejar salir mi auténtica esencia se ha ido revelando como algo poderoso que cada día me impulsa más y me lleva a Mi Mejor Versión. Establecer mis límites a los demás hizo que reforzara la seguridad en mi misma y que dejara de permitir que los demás me hicieran dudar de mi misma, de lo que sentía y de lo que sabía que era bueno para mi y para el espacio que comparto con otras personas.

A veces ocurre que al empezar a establecer límites dejamos a personas en el camino, o mejor dicho, separamos nuestro camino del de otras personas. Puede que inicialmente produzca algo de dolor y a la larga la recompensa merece la pena. Ninguna persona que no sea respetuosa con nuestros límites merece la pena estar a nuestro lado.

Rodéate de personas que eleven tu VIBRACIÓN, que saquen lo mejor de ti, que estén dispuestas a AMAR con mayúsculas y que deseen que seas siempre tu Mejor Versión. Abandona para siempre a las personas mediocres que juegan a sabotear tus deseos cuando estos están llenos de buenas vibraciones.

La vida es más simple de lo que nos han contando, todo se basa en lo que nos hace vibrar en positivo o en negativo, lo que eleva nuestro Espíritu o lo que lo encierra y esclaviza. La buena noticia es que solo depende de nosotros tomar la firme decisión de permitirnos ser quien queremos ser porque nos lo merecemos. Hemos venido a este mundo a MERECERNOS todo lo mejor, todo lo bello y divino que la vida nos puede ofrecer, con mayúsculas y ALEGRÍA.

¿Cuáles son tus límites?, ¿qué cosas o personas elevan tu vibración?, ¿estás dispuesto a dar el primer paso para ser más Feliz y vivir tu Mejor Versión?.

Te invito a que seas TÚ en mayúsculas y descubras tu autenticidad.¡Besos a vuestros corazones!

DISFRUTAR LA VIDA EDUCACION SANA Felicidad Motivación Técnicas de Motivación

Las creencias limitantes en las mujeres pueden ser una oportunidad

Afortunadamente en la actualidad la Neuro ciencia y la física cuántica nos explican con todo lujo de detalles el funcionamiento de nuestro cerebro y nuestro campo energético. Investigadores de mucho prestigio como Joe Dispenza, Bruce Lipton y Deepak Chopra hablan una y otra vez de la importancia vital de las creencias que tenemos, ya que son las que determinan nuestra vida.

¿Cuántas veces te has parado a pensar cuales son tus creencias y como es la realidad que te rodea?, ¿alguna vez has pensado que eres la única responsable de la realidad que vives?, ¿sabes que estás creando cada mañana el día que vas a tener solo con tus creencias y pensamientos proyectados?, ¿conoces la magnitud del poder de una creencia y un pensamiento?.

Sé que a priori estas preguntas pueden poner los pelos de punta, y la buena noticia es que existen técnicas, casi milagrosas, mediante las cuales podemos testar cuales son nuestras creencias y podemos cambiarlas y mejorarlas de una forma sencilla y rápida.

¿Alguna vez has oído hablar de psych-k?. Después te contaré más sobre esta técnica que me cambió la vida para siempre y también lo ha hecho con miles de personas en todo el mundo.

Muchas veces escucho conversaciones entre mujeres y también me escucho qué cosas me digo a mi misma. Dicen que las personas tenemos unos 60.000 pensamientos por día. Tengo un amigo que dice que las mujeres pueden llegar a duplicarlos, ¡simpático, el chico!, esa es su creencia limitante. Poco a poco he ido detectando una serie de creencias limitantes que son propias del genero femenino y que muchas catalogarían de realidad. Cuando pensamos y creemos algo en nuestro subconsciente, lo que provocamos es la creación de una realidad que se corresponde a esa creencia.

Puede que alguien diga que el hecho de que las mujeres estén peor pagadas laboralmente no es una creencia limitante, si no una realidad. La teoría de científicos como Joe Dispenza y psych-k es que hay una serie de creencias limitantes colectivas que crean un campo energético y se manifiestan a través de una realidad.

El argumento más racional es pensar que nosotras no somos las culpables de que a una mujer se la pague menos que a un hombre y que por mucho que pensemos lo contrario no depende de nosotras cambiarlo. La respuesta es, ¡sí podemos cambiarlo!. Si cada mujer integrara en su subconsciente nuevas y expansivas creencias, una masa importante de la sociedad empezaría a cambiar una creencia colectiva generando una nueva realidad. La nueva creencia podría ser, las mujeres reciben la misma retribución económica que los hombres.

¿Como sería la vida de una mujer si cada mañana creyera en ella, en su potencial y tomara la decisión de estar enamorada de ella y admirar al resto de mujeres, apoyándolas y creando puentes de unión?. Esta pregunta me evoca un mundo más fluido, más lleno de alegría y energía femenina por doquier.

La vida me ha demostrado una y otra vez que las mujeres somos las una parte vital de la evolución de nuestro planeta, y no me refiero únicamente a la procreación, si no a la energía con la que impulsamos cada movimiento, la vida, al resto de los humanos. La energía de las mujeres es fuerte, poderosa, infinita y creadora. ¿Cómo sería vivir más firmes en estas creencias?.

Psych-k es una maravillosa técnica mediante la cual accedemos al subconsciente para cambiar las creencias limitantes que tenemos. Es fácil, rápida y muy efectiva. A mi me cambió la vida. Con esta técnica me quité el miedo a volar en los aviones, entre otras tantas cosas. Chequear constantemente qué nos limita debería ser una tarea diaria, igual que comemos o hacemos pipí. Sí o sí es vital que detectemos las creencias limitantes que tenemos para vivir una vida más expansiva llegando a alcanzar NUESTRA MEJOR VERSION.

¿Qué creencias limitantes tienes como mujer que sientes que te frenan y te alejan de tus metas?, ¿qué creencias limitantes crees que hay socialmente en torno a las mujeres?.

¿Te atreves a cambiarlas?, ¿quieres conseguirlo?

Vivir una vida plena es posible y es más sencillo de lo que crees. Si quieres saber más de cómo hacerlo, te invito a que me escribas un email a descubretumejorversion@gmail.com.

Os deseo un lindo existir lleno de PASIÓN y AUTÉNTICO AMOR.

www.blancaholanda.com

 

DISFRUTAR LA VIDA EDUCACION SANA Felicidad Motivación

LA AVENTURA DE UNA MUJER AUTÉNTICA: El regalo y el coste de ser auténtica

Hace semanas que la palabra Auténtica aterrizó en mi vida de una forma más especial que otras veces. Entonces, me tomé como tarea y misión revelarme el verdadero significado de esta palabra y sobre todo permitirme sentirla y experimentarla. Empecé a vivir la experiencia de sumergirme de forma más profunda en su significado y, como dice un amigo mío buceador, bajar unos metros más abajo para encontrarme con la belleza y los secretos del océano.

En esta aventura de viaje he ido encontrando distintos campos donde poder ser auténtica y que a veces evitaba por miedo al coste emocional que me podía llegar a producir, olvidándome del gran regalo de ejercerla y hacerla honor.

Primeramente encontré una definición sobre ser auténtica, la cual me despertó aún más curiosidad. Ser auténtica es aceptar todas nuestras partes de luz y de oscuridad, los defectos y las virtudes, incluso sacando más partido de estas últimas. Por otro lado, ser auténtica significa permitirme ser quien soy, con todas mis versiones, sin miedo a lo que piensen los demás.

Cuando llegué al espacio del amor con un hombre, mi cómplice de aventuras y camino en este planeta, me di cuenta de la importancia de la palabra auténtica. Descubrí que soy auténtica con él cuando no prostituyo mi AMOR a cambio de atenciones físicas, a cambio de caricias y mimos. He ido experimentando con los años como las mujeres, quizás por patrones culturales y creencias limitantes heredadas, tenemos una tendencia a convertirnos es esclavas del amor de un hombre, o mejor dicho, creemos que amamos a un hombre renunciando al verdadero amor en libertad y, ¿por qué pasa esto?, ¡todo por miedo!. Tenemos miedo a no ser amadas, a que nos abandonen, a no ser suficiente, a que se vayan con otra, quizás incluso a estar solas y a ser diferentes a lo que marcan los patrones y estructuras sociales. No tener pareja a cierta edad, en nuestra sociedad actual, puede significar que eres una rara y que no te soporta nadie. Sin embargo, desde mi punto de vista significa haber alcanzado el nirvana como mujer, ser lo suficientemente madura como para no venderse al primer postor, tener el listón bien alto y quererse por encima de cualquier cosa, teniendo la total certeza de merecer a un hombre realmente extraordinario que nos trate como a una Diosa y nos ame con respeto y admiración. ¿Dónde va a encontrar ese hombre a una mujer tan divina como nosotras?, ¿quién le podría amar de forma tan auténtica y pura?, ¿quién podría entenderle mejor?, solo nosotras.

Uno de mis grandes descubrimientos ha sido que estar enamorada de mi antes que de un hombre es la clave para ser Feliz y poder darle a ese cómplice lo mejor de mi ser. Cuando te despiertas cada mañana enamorada de ti la vida fluye en equilibrio y el mundo está a tus pies, te miras al espejo y a pesar de las ojeras, los granos hormonales y los pelos hechos un asco y muchas cosas más que a priori cambiarías, te dices, eres mi mejor amiga y la persona más maravillosa el mundo, ¡te amo!. Créeme que la vida jamás volverá a ser igual que antes y que unas sólidas raíces te anclarán a la madre tierra generándote una sentimiento de paz interior que no cambiarías por nada en el mundo, ni siquiera por el mejor sexo con el hombre más estupendo de este planeta.

Descubrí que ser auténtica consistía en permitirme brillar con todo mi esplendor a pesar del miedo a que otras personas no estén cómodas. A pesar de encontrarme sola andando parte del camino.

Ser auténtica es decirle a una amiga que aprecio que no voy a hacer lo que me propone, que no estoy de acuerdo y que la líder que hay en mi me pide otra cosa. Es dejar de ser educada y diplomática eligiendo decir lo que me sale de las entrañas, se enfade quien se enfade, y a pesar de los chantajes emocionales que pueda recibir. Ser auténtica es permanecer en mis convicciones y hacer honor a la líder que llevo dentro, dejándola que guíe mis pasos a pesar del miedo de perder a personas por el camino o a parecer poco adecuada.

Ser auténtica es dejar de ceder a los chantajes emocionales, de nuevo lo repito, de madres, padres, familia, jefes y seres influyentes en mi vida.

Ser auténtica es decirle a un amigo, lo siento, hoy no puedo ayudarte porque me estoy ayudando a mi primero. ¿Cómo puedo dar a los demás lo que no tengo para mi?.

Descubrí que ser auténtica es permitirme plantearme una nueva vida y volver a empezar de nuevo a pesar de ciertas opiniones cerca de mi que vayan en dirección contraria. Saber que me merezco volver a empezar me da la fuerza para seguir creyendo en mi y en todo lo que he aprendido en estos años.

Ser auténtica es permitirme cambiar de opinión, incluso cambiar un acuerdo porque ahora veo las cosas de otra manera y desde otra perspectiva. Es permitirme ser una persona distinta a la que era hace cinco minutos porque así lo decido o porque hice un trabajo que me transformó.

Ser auténtica es pedir lo que necesito y mantenerme en ello a pesar de las críticas y malas interpretaciones. Es decirle al hombre que amo, necesito tu calor y tengo el derecho de recibirlo. Ser auténtica es saber con total certeza y seguridad, y además EJERCERLO, que tengo el derecho a ser feliz siempre, así como a vivir una evolución como ser desde la alegría y la diversión evitando el sufrimiento y los dramas. Los antiguos patrones nos llevan a sufrir, los nuevos paradigmas nos llevan a evolucionar como personas desde un sitio lleno de alegría.

Ser auténtica es expresar la voz que llevo dentro desde el respeto a los demás y a pesar de las voces que no están de acuerdo. Ser auténtica es confiar en lo que siento a pesar de que todo el mundo diga lo contrario, es creer en mi por encima de todas las opiniones.

Ser auténtica es vivir la vida desde la compasión a los demás y a mi misma, entendiendo que las otras personas están aprendiendo al igual que yo. Ser auténtica es mirar a la vida con los ojos de la humildad, celebrando cada día que se me concede y que puedo llenar de momentos mágicos e irrepetibles.

Ser auténtica es respetarme, valorarme, admirarme, aceptar mis errores sin castigarme, es ser YO con mayúsculas, es dejar de ser invisible para mostrar toda la LUZ que llevo dentro, de algo tan grande llamado MI ESPIRITU. Es permitirme mostrarme, porque me lo merezco, para que otras personas salgan de su escondite y se permitan lo mismo.

Me encanta practicar ser auténtica, ¿y a ti?.

Desde la Alegría de mi Divertida transformación y salto cuántico.

Blanca Esther Holanda

BEH

 

 

DISFRUTAR LA VIDA EDUCACION SANA Felicidad Libros

De buscadora a encontradora, el primer capítulo de mi nueva novela

Aquí os dejo el primer capítulo de mi nueva novela para que lo leáis tranquilamente y os animéis a conocer la historia completa de Leronette….¡y por supuesto para que me digáis que os parece!…¡Qué emoción!…¡Espero que os guste!

En este enlace podéis adquirir la novela al completo para e-book: Adquiere Como ser espiritual y no morir en el intento

1  DE BUSCADORA A ENCONTRADORA

Leronette recorría su piel de ébano con una esponja húmeda impregnada en un aromático aceite esencial con toques orientales, completamente rodeada de espuma . El calor del agua de su amplia bañera le iba reconfortando poco a poco después de un día bastante desastroso. Por primera vez desde hacía semanas, disfrutaba de un tiempo sólo para ella y para su intimidad.

Sostuvo con sus finos y alargados dedos la copa de champán que se había preparado, mientras observaba como las burbujas subían por las paredes del cristal de esa copa hecha a mano, con incrustaciones de vivos colores de procedencia checa. Leronette gozaba con todo lo que supusiera un toque de glamour y cada vez que tenía ocasión disfrutaba de lo que ella llamaba “sus homenajes”.

Había tocado fondo, lo reconocía, y sabía que debía hacer algo al respecto y urgentemente, pero en ese momento sólo deseaba relajarse y abandonarse a todos los vicios más mundanos del ser humano. Nunca había tomado drogas, ni siquiera había dado una calada a un porro, pero en ese instante hubiera estado dispuesta a todo. Su cuerpo le pedía nuevas experiencias y más pasión. Algo muy dentro de ella clamaba ser liberado, la esencia de Leronette pedía ¡libertad!

Leronette era una mujer de armas tomar, pero con un gran corazón, un diamante en bruto. No alcanzaba a entender todos los porqués que bombardeaban su cabeza. Las preguntas le surgían a toda pastilla como una máquina de lacasitos estropeada que lanza los trozos de chocolate a discreción. ¿Cómo podía parar esa especie de moto de nieve, su mente, que iba a la deriva chocándose contra todos los árboles del camino, haciendo un ruido estrepitoso que subía su dolor de cabeza por momentos? Estaba harta del gilipollas de su jefe. Había topado con el tipo más listillo que había a dos mil kilómetros a la redonda, ¡Qué suerte la suya!. Un Macho “retrogradus”, como ella solía denominarle, especie en vías de extinción (o eso esperaba Leronette y millones de mujeres en el planeta) pero que tenía el “aparente poder” de ponerla cabeza abajo cada vez que se plantaba delante de ella. ¿Qué era un hombre “retrogradus” en el mundo de Leronette?, alguien que se comportaba como en la época de cromañón, prácticamente con el mismo cerebro que en el pleistoceno, a veces incluso a pesar de los aparentes modales refinados y los trajes caros. Un hombre retrogradus estaba chapado a la antigua, era autoritario, gruñón, la igualdad entre hombres y mujeres en su mundo brillaba por su ausencia, es más, una gran parte de su ínfimo y poco evolucionado cerebro pensaba que la mujer estaba en el mundo para servirle (¡Qué ignorantes!). Evidentemente, en pleno siglo XXI los hombres retrogradus no manifestaban estas frases de forma literal, de lo contrario hubieran sido socialmente incorrectos. Aunque poco evolucionados, los retrogradus eran astutos y de forma consciente o inconsciente sabían cuidarse muy mucho de lo que decían públicamente. Sin embargo, a poco que se les observara más detenidamente, se les veía el plumero….¡vamos! auténticas ¡joyitas! Leronette, para referirse a ellos, inventó motes normalmente acabados en “us”. Con esa terminación les definía a las mil maravillas, retrogradus, imbecilus, estupidus, prehistoricus, etc.

Por suerte para el planeta, en el mundo existían también hombres evolucionados y maravillosos (Leronette estaba como loca por encontrar a uno que sustituyera a su jefe). Un hombre evolucionado era el que comprendía el papel de la mujer en la sociedad, el que abogaba por el equilibro entre los dos géneros, el que hacía todo lo posible para que la hembra de su vida ascendiera socialmente igual o más que él, sin envidias ni recelos, el que se comportaba de forma comprensiva, amorosa, tolerante y apoyaba mil por mil las causas femeninas, y las de sus compañeros de especie, sin competir para ver quien la tenía más grande (literal o metafóricamente. Normalmente un hombre retrogradus no soportaba ser el último de la fila, quedarse sin la razón o que otro de su mismo género estuviera por encima de él), el que dialogaba armoniosa y afablemente en vez de vociferar o quejarse. En definitiva, una persona alegre, divertida, potenciadora y con una actitud de humildad ante la vida (esta última palabra era todo un reto para un “retrogradus”, intentar incorporarla a su vida les provocaba que las venas del cuello se les hincharan como si fueran a reventar).

Por si fuera poco, en la vida de Leronette había más de un hombre de cromañón. El otro era ¡el portento de su pareja!. ¿Qué le pasaba a Leronette con los hombres?, ¿acaso no había uno evolucionado para ella?
Después de haber vivido seis relaciones fallidas, cuando conoció a Markus, inicialmente parecía ser ¡el hombre ideal!, ¡menos mal!…. sin embargo, según fueron pasando los meses, el chico fue mostrando su pelaje poco a poco, y el que empezó como amoroso y tremendamente atento y tierno, resultó ser un “homo narcisus-egoistus retrogradus”, usease…. además de un retrógrado era un narcisista egocéntrico en toda regla. ¿Por qué sabía Leronette que Markus era narcisista? Porque hasta una ciega, sorda y muda lo hubiera reconocido. Tenía una admiración exacerbada de sí mismo, sobreestimaba sus habilidades, él siempre pensaba que tenía la razón y la verdad absoluta sobre cualquier materia, incluida la cría del champiñón, se le notaba a la legua la necesidad excesiva de admiración y afirmación. Mantener con él una conversación fluida, sin que interrumpiera mil veces, era todo un logro. Si alguien había conseguido algo, ¡él más! Pocas veces tenía en cuenta las necesidades o sentimiento ajenos. Lo primero era él, lo segundo también, después el tercero y así sucesivamente. Estaba enamorado de sí mismo y no de Leronette. Con el tiempo ella comprendió que en realidad, con ese tipo de comportamiento, camuflaba una baja autoestima y seguridad en él mismo.

Cuando empezaron la relación debía estar en un periodo de lapsus de su egocentrismo, ella picó como una tonta pensando que era un encanto, un hombre atento, de modales muy refinados y aventurero. Poco a poco se le fue pasando el efecto y salió a relucir su auténtico yo, un Markus con modales de puerta para fuera, vestido como un pincel pero un machista encubierto que solo pensaba en su bienestar ¡Menuda sorpresa! En definitiva era otro hombre de cromañón vestido de Armani. ¿Es que todos los hombres que podían representar poder en la vida de Leronette eran unos “us”? ¿Qué estaba atrayendo esa piel de chocolate a su vida? ¿Habría alguna pócima mágica para deshacerse de los “us” del planeta? ¿Quién podía ayudarla? Sólo había una respuesta en su cabeza, ¡¡Pady!! Este era de los pocos hombres que ella conocía que sabía entender a las mujeres, vivía happy flower de la vida y era su ídolo, ¡¡quería ser como él!!

Su amigo Pady era gay, eso, de entrada, significaba que no tenía ningún “us” en su nombre. Además, su desarrollada femineidad le hacía estar muy próximo al entendimiento del funcionamiento de sus hormonas. Únicamente había algo que les diferenciaba, Pady tenía la gran suerte de no tener la regla. Estaba metido de lleno en una vida espiritual y aunque había intentado en múltiples ocasiones que Leronette participara de ello, hasta entonces no lo había conseguido. A ella, aunque le daba mucha envidia el humor de su querido Pady y la buena actitud que solía tener ante la vida, le parecía que todo lo que le contaba era una especie de secta friki a la que ella no podía pertenecer. Quería cambios en su vida, sin embargo el camino que había elegido seguía sin darle los resultados que ella esperaba.

Leronette trabajaba en un banco internacional en la city, un barrio de Londres destinado al mundo financiero. Vivía cerca de Wimbledon, aunque nunca había ido a ver ningún partido de tenis, porque decía que lo de las pelotas no era lo suyo, lo cual no incluía, según su novio, lo bien que a veces sabía tocar “metafóricamente y literalmente” las pelotas. Tenía un apartamento en la segunda planta de un antiguo edificio que también le daba derecho a utilizar un jardín común del poco habitado edificio, y esto significaba que Leronette acampaba libremente en verano haciendo topless y preparando barbacoas para sus amigos. Para ella era el espacio suficiente y la atmosfera ideal, pero su querido novio se quejaba constantemente de la falta de sitio para sus cosas, especialmente para sus trajes de Armani y Hugo Boss, algo quizás más propio de una mujer… es lo que tienen los “narcisus”.

Leronette tenía una mezcla de carácter rebelde y gruñón aunque podía ser la tía más divertida del planeta cuando quería, y sobre todo cuando se tomaba un par de mojitos. Sabía que tenía que buscar la manera de hacer salir más a menudo la alegría que poseía. Su trabajo la tenía bastante frustrada. Después de haber terminado la carrera en Oxford, había encontrado un puesto gracias a las recomendaciones de su padre, y allí llevaba la friolera de casi veinte años haciendo prácticamente lo mismo. La verdad es que no se había preocupado por conocer mucho mundo aparte de la ciudad de Bath al sur de Londres, algo de Escocia y por supuesto Nueva York. El shopping la volvía loca, ¡¡comprar, comprar, comprar!!, su gran terapia. El resto del mundo que no estuviera dentro del mapa que marca la ruta del avión en alguno de esos trayectos no tenía ni pajolera idea y tampoco le llamaba la atención conocer otras culturas.

Leronette tenía una relación nefasta con su jefe, chapado a la antigua hasta decir basta. Cada día cuando aparecía por la oficina, se le imaginaba vestido de cromañón con el garrote en una mano y un hueso de animal recién devorado de la otra. Por otra parte, las cosas con Markus no iban nada bien desde hacía tiempo, no soportaba más estar con un tipo que se creía el centro de toda la galaxia cósmica, sin embargo tampoco sabía porque seguía con él.

Sumado a esas dos frustraciones, Leronette no estaba satisfecha con ella misma y trataba de taparlo con las compras, adquiriendo más y más cosas que normalmente terminaba por no ponerse porque tenía el gran hábito de comprarse prendas dos tallas más pequeñas que la suya con el fin de motivarse para adelgazar los diez kilos que la sobraban. Y por último el tema de la maternidad había estado torturando sus pensamientos en los últimos tiempos. No sabía si se estaba perdiendo algo realmente magnífico o si por el contrario tenía claro que no quería ser madre, aunque muy claro no podía tenerlo cuando se seguía parando en los escaparates de tiendas de bebé ensimismada con la ternura que la producía.

El conjunto de la situación parecía haberla empujado a un callejón sin salida donde la tocaba despertar de un largo letargo de marmota, todo apuntaba a que esta vez se habían acabado las excusas en su vida, era hora de tomar ¡acción!

Politica de Privacidad